Qué comer y no comer durante el confinamiento

confinamiento

Galletas, postres, guisos, queques y mucha comida casera, han sido la tónica de estas cuarentenas. Durante este tiempo de confinamiento nos hemos acostumbrado a otra forma de alimentarnos. Dejar de comer a la rápida y tomar conciencia de la rutina de la oficina, donde con suerte comíamos una ensalada.

Aprovechemos este periodo en casa y planifiquemos una nueva forma de alimentación. Así cuando nos toque volver a la «nueva normalidad», estemos preparados para comer de manera más sana y saludable.

En el período post confinamiento y hasta volver a recuperar la normalidad, hay que ajustar el aporte calórico. Evitar un superávit energético sostenido para no aumentar de peso.

Por eso te dejamos algunos tips para tener en cuenta:

  1. Busca grasas saludables: consume en tu dieta alimentos como el aceite de oliva, pistachos, pescados grasos. Indiscutible fuente de vitamina D y de ácidos grasos como omega-3 (EPA y DHA).
  2. Consume proteínas con alto valor biológico: tanto de origen animal (pescados, carnes magras, productos lácteos y huevos). Así como también vegetal (el pistacho es el único fruto seco con proteína completa, soya, legumbres y cereales).
  3. Aumenta el consumo de frutas y verduras: aprovecha las de la estación y consume al menos dos tipos de frutas ricas en vitamina C, como narnajas, kiwi, piña, etc. Las frutas y verduras son alimentos de bajo contenido calórico, que ayudan a ajustar el balance energético.
  4. Toma suficiente agua: la recomendación es tomar 2 litros diarios de agua. Si practicamos algún deporte, unos 500 ml. de líquidos por hora de ejercicio. Importante evitar las bebidas con contenido alcohólico.
  5. Consume Vitamina D: durante el confinamiento se hace difícil salir a tomar sol, fuente importante de vitamina D. Ingerir alimentos que la contengan, como atún, sardinas, salmón y sus conservas, yema de huevo, productos lácteos enteros o enriquecidos y alimentos fortificados. Ayudan al mantenimiento de los sistemas óseo e inmunitario.
  6. Busca el descanso: respetar los horarios de sueño y las rutinas, como lo hacías antes del encierro. Hay que cuidar la calidad del sueño.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Ir arriba