Uno de los últimos estrenos de Mubi también puede ser considerada una de las mejores películas de la última década.
La plataforma dedicada al cine de culto, experimental y clásico, entre otras hierbas, acaba de lanzar “And Then We Danced (2019)”, una película soberbia en todas sus búsquedas y aspectos visuales y sonoros.
La compleja historia de los bailarines clásicos georgianos transcurre en un ambiente en los opuestos, simple y hasta cierto punto magro.
Los bailarines de coreografías tradicionales contienen en su arte una enorme simbología patriótica, al tiempo que representa una posibilidad de salida para un puñado de jóvenes hacia otros mundos.
Dos bailarines se disputan un mismo puesto en el ballet mayor de Georgia que los ubicará muy posiblemente en Europa. Pero aquella línea argumental es apenas uno de los tantos puntos de referencia que contiene el guion de Levan Akin quien también la dirige.
Hay mucho más por ver. Las dimensiones del amor juvenil y prohibido se enlaza con las danzas clásicas mostradas con un talento pocas veces visto en la historia del cine.
Perfectos encuadres y una iluminación que juega como un actor mas del reparto, aparecen y desaparecen solo para invitar a nuevas ideas.
Hay mucho arte volcado en el film de Akin. Grandes dosis de música (por cierto una banda de sonido que está en Spotify) y de ballet tradicional que de pronto y hacia el final se dispara a algo completamente nuevo y distinto, como la vida misma que le espera a Merab su protagonista.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Ir arriba