El largo camino de las huerteras y la venta de sus productos

A fines de los 70 los escasos puestos de venta de hortalizas y verduras en Puerto Natales estaban ubicados en la terminal de buses que iban y venían de Río Turbio.

Apenas unos locales que en calle Valdivia resistían entre el frío y el movimiento de pasajeros.

Cultivar tomates, lechugas y zapallos locales en invernadero siempre fue un propósito para la gente que vivía ya entonces en los huertos a 3, 4 y más kilómetros del centro.

No era fácil entonces y no lo es todavía. Pero el recuerdo de aquellas iniciativas hacen pensar en la profunda voluntad de los vecinos.

Con el tiempo y el paso de los distintos alcaldes, los puestos fueron llevados a pocos metros de ese lugar al emplazamiento actual. El paradero de buses desapareció y en su lugar se encuentran ubicados en el Pueblo Artesanal y oficinas municipales.

Son 8 puestos en donde las huerteras exhiben sus productos y los venden siempre con alegría. Porque hay mucho de festivo en sus intercambios. El que estas verduras sean el resultado de un largo trabajo también los hace especiales y originales.

“¿A cuánto el zapallo señora”?, pregunta un joven. “Depende el peso”, la respuesta. Y así continúan los diálogos donde se vende y comercia en los locales.

Por estos días, en que se han dejado caer hasta -2 grados bajo cero en horas de atención al público, permanecer en los puestos tiene un doble mérito. Un banco, una cocinita y el resto es puro aguante, reconocen las vendedoras.

“El primer lugar en el que estuvieron los puestos era un paradero de buses, también se vendía ropa y ahí nos dieron espacio para que trabajemos”, cuenta María Rosario Montiel Godoy, una de las referentes de las huerteras que venden en los locales. “Esto tiene una larga historia de luchar por nuestro trabajo y tener un espacio”, agrega María.

Coincidencia o no, las huerteras se ubican a 150 metros del mercado de Gente de Mar donde se comercializan róbalos, salmones, cholgas, entre otros productos del mar chileno. De modo que en un mismo recorrido se pueden conseguir productos que son de nuestra zona y con el sello de su gente.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Ir arriba